Habilidades para gestores de las bibliotecas del futuro

Posted on 8 de abril de 2013 por

14


Desde su posición privilegiada en EE UU, Jose Merlo nos alerta de un artículo reciente del Library Journal (Skills for Leading Libraries of the Future: Leading From the Library,  by ) sobre las cualidades que deben adornar a los líderes bibliotecarios del futuro. Desde Durga, siempre que leeemos la palabra “futuro” nos lanzamos a leer y glosar, que no pueda decirse que descuidamos el camino hacia 2029. Dicho esto, ahí va nuestra idea del mentado artículo.

Steven Bell, vicepresidente y presidente electo de ACRL, bibliotecario académico y bloguero, reflexiona en el artículo sobre las condiciones de los buenos gestores bibliotecarios del futuro. Bell homenajea de este modo al recientemente fallecido Joe Branin, un gran gestor y modelo para bibliotecarios académicos de todo el mundo. Branin, fallecido en diciembre del año pasado, solía quejarse de la escasez de artículos sobre liderazgo que recibía como editor de College & Research Libraries. Le preocupaba que los bibliotecarios no estuvieran preparando apropiadamente a los que han de dirigir las bibliotecas del futuro. Para Branin un buen gestor bibliotecario debería “ser capaz de construir una visión de futuro de la biblioteca, ser capaz de pilotar el cambio, moverse con acierto entre las autoridades políticas, hacer de la biblioteca el corazón del campus y crear consenso en la importancia de llevar a cabo una dirección estratégica.”

En un momento de constante transformación en el panorama académico, la biblioteca universitaria debe estar preparada para asumir ese cambio y ser, de este modo, parte fundamental de ese viaje emprendido por la educación superior. Algunos de los cinco requisitos básicos que se han identificado como fundamentales para el liderazgo empresarial en 2020  pueden aplicarse fácilmente a los gestores bibliotecarios. Bell suma a las propuestas de Branin esas cinco cualidades generales de liderazgo que Brandt se había molestado en adaptar a los gestores universitarios de cara al futuro:

  • Creer firmemente en la colaboración
  • Crear equipos
  • Dominar la tecnología
  • Tener una visión global y actualizada del entorno académico en todas sus facetas
  • Centrarse en el futuro

Aunque estas cualidades difieren de las que planteaba Branin, son también importantes y perfectamente aplicables a los gestores de bibliotecas. De hecho, algunos de estos aspectos ya son habituales en la práctica de la gestión bibliotecaria: no hay liderazgo de la biblioteca sin colaboración, tanto con los colegas como con el resto de la comunidad universitaria. Compartir recursos, establecer alianzas , conocer y valorar el uso de la tecnología son cualidades susceptibles de crecer y mejorar al realizar un diagnóstico previo de las debilidades de las que partimos. Pero hay dos aspectos mencionados por Bell, y también por Branin, en los que consideramos que hay que hacer más hincapié: el conocimiento del medio académico y la visión de futuro con respecto al mismo. Saber estar “ojo avizor” de los cambios, últimas tendencias y necesidades de la educación superior, otorgarán a estos gestores bibliotecarios una posición sólida en el entorno de la universidad y, por ende,situarán a la biblioteca universitaria como un eje básico del mismo. Esta capacidad de observación, de estar alerta ante nuevas necesidades como producto de los cambios, permitirán establecer unos patrones de actuación realistas y, sobre todo, conocedores de los distintos aspectos del medio en el que nos movemos, haciendo el papel de puente entre elementos aparentemente dispares.

Trasladando toda esta teoría a nuestro entorno más inmediato y mirándonos al espejo convendría, por lo tanto, identificar cuáles son nuestras ventajas y nuestros puntos débiles. Para adquirir esas capacidades de patronear nuestras naves, los bibliotecarios estamos bien pertrechados con el hábito de la autoformación, bien a través del propio esfuerzo, del mirar alrededor, como de la formación ofrecida por distintas asociaciones profesionales. Como “deberes” quizás tengamos ahora que reflexionar sobre nuestra capacidad para la toma de decisiones y, sobre todo y como afirma Bell, centrarnos en la formación de aquellos que seguirán nuestros pasos a partir de 2020 y más allá. Bibliotecarios del futuro: tomen decisiones, fórmense, sean parte del contexto. Pero, sobre todo, no pierdan el timón del liderazgo.

About these ads
Etiquetado: ,
Posted in: Drink-Tank, Zurito