Nueve razones de peso para que la industria editorial deje de considerar las bibliotecas como enemigos y comience a agradecerles su labor

Posted on 19 de noviembre de 2011 por

1


9 REASONS PUBLISHERS SHOULD STOP ACTING LIKE LIBRARIES ARE THE ENEMY

Por Bobbi Newman, Librarian by Day

(Traducción “a seis manos” de María Jesús del Olmo, Pedro Quílez Simón y Lorena Gómez Méndez)
1.-Las bibliotecas permiten que la gente lea vuestros libros

Ya, ya lo sé: sé que pensáis que si no fuese por las bibliotecas la gente compraría más libros. Pues lo siento, pero esto no es así: si no fuese por las bibliotecas, simplemente se leería menos, pero esto no quiere decir que se comprasen más libros. No hay ninguna garantía de que un usuario de biblioteca vaya a ser también un comprador de libros. Asumámoslo: nadie que pasa cuatro meses en una lista de espera para poder llevarse en préstamo la obra de su autor favorito está dispuesto a comprársela, ni en una edición de tapa dura o, ni siquiera, en una edición de bolsillo:(¿Tenéis en cuenta los precios de las ediciones de bolsillo últimamente?) En lugar de pensar que un libro que se pone a disposición del público en préstamo en una biblioteca es una pérdida de negocio, veámoslo como un libro más que se ha vendido y que, seguramente, no lo habría sido de otro modo. Y lo que es aún más importante: consideradlo como el acceso a la obra de un autor. Muchos lectores descubren a sus autores favoritos gracias a su biblioteca pública.

2.- Las bibliotecas crean vuestros lectores

Para los niños, las bibliotecas somos un lugar mágico de las que pueden llevarse a casa en préstamo 40 o 50 libros a la semana, leerlos por sí mismos o con sus padres. Hacemos actividades como “La hora del cuento”, así como otros programas educativos y de ocio que propician una larga trayectoria vital de amor a la lectura. De no tener esta temprana introducción a los libros, no tendríais tantos clientes adultos.

Cuando ya son mayores, les recomendamos lecturas. Sí eso que sucede cuando alguien llega a la biblioteca y te dice que le gustaría leer “algo”. Que conste que lo hacemos mucho mejor que Amazon, teniendo en cuenta que somos personas de carne y hueso, que escuchamos y, por supuesto, también leemos. No somos una máquina. Y veremos si nos necesitáis como asesores del público, dado que los lectores, y especialmente en épocas de crisis, no están precisamente dispuestos a arriesgarse comprando la obra de un autor nuevo.

3. Las bibliotecas festejamos todos los días del año a libros y autores.

Clubs de lectura, estantes de nuevas adquisiciones, exposiciones temáticas y más. Las bibliotecas organizamos verdaderas fiestas para celebrar la publicación de vuestros libros y vuestros autores. Animamos a la lectura de vuestros libros, compramos múltiples ejemplares de cada libro, y dedicamos gran parte de nuestro tiempo a comentar vuestras obras. Hacemos exposiciones de libros para promocionarlos y así ayudamos a la gente a que los descubra. Todas estas actividades conducen, sin duda, al incremento de vuestras ventas.

4. Archivos

Las bibliotecas son las únicas instituciones que conservan ejemplares de los libros más viejos, precisamente aquellos que las librerías ya han saldado o devuelto. Además siempre compramos ejemplares adicionales cuando los que teníamos están deteriorados, perdidos o han sido sustraídos.

5. Promoción y publicidad

Efectivamente; ya hemos mencionado la animación a la lectura mediante consejos y asesoría al lector, los clubes de lectura y los cuenta cuentos, pero es que además publicamos boletines de libros, tenemos estantes especiales para novedades editoriales y para libros recién devueltos. Y no solo eso, además organizamos maratones de lectura para todos los públicos, invitamos a los autores a hacer lecturas de su obra en la biblioteca y a firmar libros. Si es verdad que las librerías tal y como las conocemos van a desaparecer, vais a necesitar un espacio físico donde celebrar vuestras ceremonias de promoción de libros y donde los autores puedan ir a firmar su obra, sobre todo en ciudades pequeñas.

6. QUEREMOS comprar vuestros libros

En esta época en la que estáis tan preocupados por la piratería, os ofrecemos no solo pagar, también un modo razonable para que la gente lea vuestros libros sin piratearlos. Incluso hemos aceptado vuestros incómodos y alambicados métodos anti-piratería que hacen que el proceso sea engorroso y frustrante para todos.

7. Nos encantan los libros también

Claro que no por las mismas razones que a vosotros, pero también apostamos porque haya un futuro para los libros.

8. ¿Quién más estaría dispuesto a pagar los precios desorbitados de vuestras bases de datos y revistas?

Desde luego, no el público normal o los estudiantes. La biblioteca apenas puede pagarlos, nos estáis criticando con demasiada dureza en esto, muchachos.

9. Los usuarios de las bibliotecas son vuestros mejores clientes

Sí, es verdad. Un estudio reciente de Library Journal y Bowker PubTrack Consumer dice: “Nuestros datos muestran que más del 50% de los usuarios de la biblioteca compraron libros de un autor que conocieron en la biblioteca”, señaló Miller. “Esto echa por tierra el mito de que cuando una biblioteca compra un libro la editorial pierde ventas. Por el contrario, confirma que en la biblioteca pública no sólo se gesta y se apoya la alfabetización, como es bien sabido en nuestro ámbito cultural, sino que es un socio activo de la industria editorial en el desarrollo del mercado del libro, por no mencionar el creciente mercado de libros electrónicos.

About these ads
Posted in: En general